Entrevista
RD necesita trabajadores especializados en su área

La experiencia señala que terminar una carrera universitaria no implica necesariamente que el egresado responda a las necesidades laborales del país; según el criterio de José Pérez, Director de la imprenta Búho, es importante lograr una especialización en algún área específica. Un ejemplo claro: en el área de la impresión se requieren personas que conozcan de pre-prensa digital, pues para cubrir estos puestos se traen especialistas del extranjero.

En caso de no poder estudiar a nivel profesional, una solución viable y necesaria es iniciar estudios en áreas técnicas y artesanales, muy vinculadas a la economía de servicios en la que está sumergida República Dominicana. “Hay muchos jóvenes perdiendo el tiempo en la universidad y se da una gran deserción y frustración por empeñarse en mantener vocaciones equivocadas, sería mejor canalizarlos hacia esas áreas técnicas”, señaló Pérez.

El joven debe pensar en cuáles opciones están a su alcance y tomar sus decisiones. Actualmente existe un mercado de trabajo deprimido, muchas veces provocado por las mismas empresas que prefieren tener trabajadores con bajos sueldos aunque no conozcan bien la profesión; y por otro lado, el Estado no ha abierto canales viables de desarrollo.
El país goza de varias ventajas, alega Pérez: tiene buena ubicación geográfica, excelentes recursos naturales y cuenta con gente que tiene como atractivo su carácter alegre y el sentido de servicio, pero debe hacerle frente a sus debilidades, como su desinstitucionalización pues “vivimos como chivo sin ley, sin reglas ni orden”; no se toma conciencia de que República Dominicana es un país pobre, se quiere vivir con un modelo de vida estadounidense y se tiene la mentalidad de hacer las cosas “a medias” sin empeñarse en ofrecer calidad. Se vive el fenómeno de que poblaciones enteras “no hacen prácticamente nada” esperando las remesas de los familiares que viven en Nueva York.

“Nosotros, como pueblo, hemos dejado escapar muchas riquezas, el mayor valor que tenemos es lo nuestro, debemos imprimir en nuestro trabajo un sello propio, mantener nuestra identidad, crear productos culturales y artesanales. Por ejemplo, riquezas como el ritmo musical del merengue se han vuelto un disparate y sólo pocos artistas como Juan Luis Guerra y Víctor Víctor son serios ante esto”, recalcó.