Investigación
Ser empleado ¿resuelve el problema del trabajo?

La búsqueda de empleo es una de las grandes preocupaciones del universitario. Por esta razón, comúnmente acude a las bolsas de trabajo para depositar su curriculum, se dirige a las grandes empresas, o revisa los clasificados del periódico esperando encontrar una buena oportunidad… Estas son, en la mayoría de los casos, las únicas opciones que los jóvenes logran entrever dentro de un ambiente plagado de egresados que tienen la misma visión. Pero hacer esta tarea ¿les resuelve el problema del trabajo?

Según la información proporcionada por algunas bolsas de trabajo en Santo Domingo, sólo un 7 por ciento de las personas que buscan empleo logran obtenerlo. En una de las empresas, de 260 solicitudes que recibe mensualmente sólo un 9% es ubicado y de 2,280 curriculums que recibe una bolsa de trabajo por Internet, logra ubicar el 0.48%.

Esta sobreoferta de empleados provoca que muchas personas opten por realizar cualquier labor aunque no corresponda con su profesión; frecuentemente se conoce gente que ha estudiado una carrera como Comunicación Social y está realizando labores de contador, o trabaja en la caja de un banco, o en el mejor de los casos, como secretaria en algún medio de comunicación.

Pero además de esta situación, existe otra dificultad real: en muchas ocasiones, estos “posibles empleados” no cubren el perfil deseado por la empresa o cuentan con grandes deficiencias como el manejo del inglés, la redacción y la ortografía, inclusive -mencionó la encargada de Recursos Humanos de Carlott y Asociados, Caris Carlott- estas deficiencias se han observado en algunas personas que tienen grado de maestría.

Con respecto al servicio de búsqueda de empleo, se puede decir que esta preocupación es nueva, pues de tres años a la fecha las universidades y bolsas de trabajo se han encargado de esta tarea, no sólo realizando su labor cotidiana de recopilación de curriculums sino también estableciendo las llamadas “ferias de trabajo”, donde son convocadas una serie de grandes empresas que durante algunos días atienden un stand para encontrar a la gente que responda a sus necesidades laborales, iniciativa que ha dado como resultado el ofrecimiento de empleos temporales pero no una solución real a la situación laboral del universitario.

Por un lado, la labor principal de las bolsas de trabajo es obtener curriculums que puedan colocarse en diferentes compañías -según las necesidades de éstas-, se valora la experiencia de la persona y en algunos casos se realiza una evaluación psicológica y de habilidades. Con respecto a las universidades que tienen programas de búsqueda de empleo, solamente una de ellas cuenta con un proyecto que apoya la profesionalización del estudiante, así como el desarrollo de la mediana y pequeña empresa; las demás presentan una inquietud por encontrar trabajo a los estudiantes, aunque no es una prioridad, pues no existe un seguimiento de los resultados y tampoco una preocupación porque el joven realmente responda a los requisitos que exige al ambiente laboral.

El problema no es la cantidad de ofertas de trabajo que existan, sino la preparación que tenga la persona, porque actualmente las empresas requieren que sus empleados conozcan bien los alcances de su profesión y que tengan iniciativa. Según Rafael Arias, Presidente de empleos.com.do: “ Los jóvenes deben preocuparse por cubrir los requisitos que comúnmente pide una empresa (conocimiento de programas básicos de computadora y el idioma inglés) además de realizar estudios de ventas, relaciones personales y negocios, pues la economía de República Dominicana se dirige a los servicios”.

Examinando algunos programas de estudio de las universidades se pudo observar que existe una correspondencia con las necesidades laborales, pues ambos se dirigen al área de administración y mercadeo, aunque por un lado las empresas exigen que conozcan de ventas y servicio al cliente a un nivelprofesional que no requiere de un estudio de 4 o 5 años, sino conocimientos de relaciones humanas, ventas y trato al cliente, mientras que las universidades ofrecen maestrías y postgrados en gerencia administrativa, así como seminarios y cursos de alto nivel. Esto no significa que las instituciones no deban proporcionar estos estudios, sino que podría ser una buena ayuda ofrecer cursos de capacitación que cubran sólo los requerimientos básicos.

Según los datos proporcionados por las bolsas de trabajo, los empleos más solicitados son de las áreas de administración, mercadeo, informática, servicio al cliente y ventas, los cuales corresponden con las respectivas profesiones sumándose la de contador. Entre los requisitos que solicitan las compañías está el de preferir jóvenes que sean estudiantes de término o graduados, de manera que exista la posibilidad de que las mismas empresas puedan darle la formación basada en su política.

Si un joven universitario piensa laborar en una empresa, tiene que preguntarse si realmente es una persona competente y si está capacitada en esos aspectos básicos que se requieren, pues de no ser así existe una gran probabilidad de que el trabajo que encuentre no vaya más allá de ser ayudante en un área que no corresponde a su carrera. Para iniciarse en su desarrollo profesional, el estudiante debe tomar en cuenta que las pasantías son un gran apoyo, pues de esta manera comienza a conocer las exigencias del mundo laboral, le puede ayudar a reconocer sus habilidades y podrá dar un paso para saber qué rumbo va a tomar su trabajo. Otra cosa que también debe preguntarse es ¿puedo yo iniciar un negocio propio?


Ana Corina Pérez
Colaboradora

           

   
Las empresas no tienen la capacidad de emplear a todo egresado universitario, por esta razón, el trabajo exige mucha creatividad para que la misma persona pueda crear su propia fuente de empleo y quizá la de otros también. El universitario debe ponerse en primera persona mirando los medios a su alcance.