Editorial
Ante un mundo globalizado

Las expectativas de trabajo se hacen cada vez más oscuras, para muchos el año comienza con pesimismo sobre el futuro, se inicia con aumentos en el costo de los servicios residenciales, inconsistencias políticas en el país, el problema de gobernabilidad de Venezuela y sus consecuencias en los precios del petróleo, y una posible guerra entre Estados Unidos e Irak.

Estamos inmersos en lo que se conoce como el fenómeno de la globalización, en donde los países están interconectados entre sí, como se detalla en el artículo -que lleva este mismo nombre-, es un fenómeno de creciente implicación de todos los elementos de un sujeto con cada uno de los factores de los demás individuos del mundo.

El llamado "sujeto" no es independiente de nosotros, estamos implicados aunque no queramos, por ello es importante entender esta situación y qué relación tiene ahora con mi trabajo "o mi falta de trabajo".

Así surgen las preguntas: ¿en un mundo globalizado, qué tenemos nosotros que ofrecer?, ¿quiénes somos?, ¿qué oportunidades laborales tenemos?, ¿en qué áreas es necesario especializarse?, ¿cómo encajo "yo" en todo esto?

Esto no significa comenzar solo, como quien es dejado en la carretera sin saber a donde dirigirse, precisamente saber lo que sucede a nuestro alrededor es un elemento que nos sirve para encontrar el camino, al igual que la experiencia, incluso la de otras personas que en algún momento tuvieron que enfrentarse ante el problema del trabajo.

Todo esto implica un esfuerzo necesario, pero un esfuerzo que se hace porque te das cuenta de que no sólo te sirve para sostenerte económicamente, sino también porque el ser humano busca constantemente la plenitud de su ser. El trabajo ayuda, si estás atento, a encontrar ese sentido total de tu propia existencia.