Entrevista
Prepárate para una entrevista de trabajo

Los objetivos de la entrevista de trabajo son dos:
1. Identificar si la empresa cumple tus aspiraciones y
2. Convencer al entrevistador de que eres la persona adecuada. Por ello es importante prepararte para este paso.

El trabajo está hecho para “ti”, para tu bien, y el buen desempeño que realices se reflejará en tu desarrollo personal y profesional, por este motivo es necesario que cuides todos los detalles sin perderte en crear una “imagen favorable” de ti hacia los demás sino que, precisamente, esa preocupación por los detalles parta de una conciencia de que las cosas están hechas para tu felicidad, que llevan dentro de sí la posibilidad de un cumplimiento de tu persona.

El ambiente de una cita de trabajo normalmente es formal y a lo largo del encuentro el entrevistador tiene puestos sus ojos en 4 elementos:

  • Puntualidad. Llegar tarde a una entrevista de trabajo es un punto absolutamente negativo. Ni qué decir si teniendo la cita, no llegas. Supone una falta de respeto y de consideración hacia el entrevistador y muestra falta de interés en obtener el empleo. Organízate y llega 15 minutos antes.
  • Aspecto físico. Una buena presentación es la primera impresión que se causa en el encuentro e influye durante la fase de pre-selección. Utiliza un vestuario apropiado para el empleo que estás solicitando, date un baño y fíjate especialmente en la limpieza de tus manos, tus zapatos y el arreglo de tu cabello y barba o bigote, pues son aspectos que reflejan el cuidado de los detalles. Si eres mujer y te maquillas, es mejor hacerlo de manera discreta, al igual que con los accesorios.
  • Confianza en sí mismo. Esta confianza refleja el desenvolvimiento en el posible puesto de trabajo. El entrevistador, intentará averiguar tu estilo personal, temperamento y habilidades sociales, así como tus puntos fuertes y débiles para diferenciarte con los demás candidatos. Es importante que trates de no ponerte nervioso.La cita de trabajo tiene el objetivo de conocerte a ti tal como eres.
  • Buena presentación de documentos y claridad en sus objetivos. En la edición anterior de la revista Desarrollo Empresarial te mostramos los rasgos generales de cómo hacer un currículum, pero también debes tener en cuenta que la información que se incluya dependerá de la empresa a la que lo entregues. Si sabes de antemano que la empresa está enfocada a resultados deberás incluir en tu documento aquellos logros que has tenido en tus trabajos anteriores, y qué objetivo persigues, es decir cómo te ves en unos años. Por ejemplo: “Me gustaría encargarme del departamento de comunicación de una empresa trasnacional”.

Si el entrevistador pertenece a una empresa y no a una bolsa de trabajo, entonces será importante que conozcas previamente todo lo que puedas averiguar sobre los servicios o productos de esa empresa. Esto mostrará que estás interesado en ella y que tu inquietud te lleva a conocer de antemano el terreno donde vas a moverte.

Por otro lado -y para que estés enterado- los test que normalmente se aplican son las pruebas psicométricas como:

  • Test psicológico: con el que se te examina en situaciones y condiciones estandarizadas y controladas, con la finalidad de predecir conductas futuras a partir de los análisis.
  • Pruebas de conocimiento: mediante las cuales se evalúa el grado de nociones, conocimientos y habilidades adquiridas a través del estudio, de la práctica o del ejercicio, predisposición de una determinada habilidad o comportamiento.
  • Test de aptitud: con la que se analiza la predisposición de una determinada habilidad o comportamiento.
  • Test de personalidad: en el que se determinan cualidades relacionadas al carácter, temperamento, equilibrio, estructura y rasgos de la personalidad.
  • Técnicas de simulación: se prepara un escenario, donde el entrevistado realiza una serie de ejercicios que tienen la la finalidad de entrever cómo se desenvuelve la persona en determinados aspectos.